Querer dejar huella


Querer dejar huella
Querer dejar huella

Entre las muchas cosas que puedes hacer en la vida, yo siempre me he sentido atraído por las que sus resultados tienen trascendencia. Me refiero a los tipos de actividad que tras hacerla, queda para siempre y la gente la recuerda.

De pequeño me fascinaba EXIN Castillos y LEGO, quizás eso y que al hacerme mayor se me daba bien el dibujo técnico y de tanto ayudar a mi padre en la obra, hizo que me decidiera estudiar arquitectura.

La profesión de arquitecto, es una actividad que tras realizarla, trabajando solo sobre el papel, ese simple dibujo, tiene después un resultado físico: de puentes donde pasan gente, edificios donde viven personas, donde otras trabajan, o lugares donde disfrutan y pasan buenos y malos momentos.

Es decir, esos sencillos trazos hechos en un despacho cobran vida y tienen una relevancia notable para la sociedad o para familias enteras, hasta el punto de formar parte de las personas y de su día a día, y además quedan en el tiempo siendo parte de la historia de lo que recordamos. Y eso me parecía muy bonito, porque siempre me ha gustado la idea de que al morir podamos dejar algo a los que vendrán detrás, por lo que seamos recordados. Ya que es una forma de no morir.

Pero los últimos años de instituto, para mí lo cambió todo, porque tras un curso itinerante que vino al pueblo, descubrí la fascinante informática, Internet, y la programación web, gracias a las revistas coleccionables de ComputerHoy, y al final mi rumbo cambió y acabé estudiando programación.

Aunque nada tiene que ver, cuando empecé a programar HTML, al hacer una página web y ser vista por miles de personas en todo el Mundo, que les interesaba las cosas que contaba y los recursos que compartía, sentía una gran satisfacción, y veía que de alguna forma mi labor también podía trascender, de otro modo distinto al de con la arquitectura, pero que quizás fuera incluso mejor, porque ya entonces me parecía que Internet sería una clara y firme apuesta de futuro, que revolucionaría absolutamente todo. Yo entonces ya tenía la absoluta seguridad, aunque ni la más remota idea de como lo haría.

En la actualidad, de programador puedo decir que he pasado más bien a llevar el sombrero de emprendedor, y que programar ya lo hago poco o nada. Pero siendo emprendedor me motiva el mismo fin en mis proyectos: hacer algo con sentido, que sea tan bueno como pueda ser posible, y que deje un legado, aunque sea digital, porque lo bueno no son solo bienes tangibles, y saber que lo que hice, alguien algún día recuerde que existió, porque le ayudó, o le fue útil para su objetivo, o para mejorar su vida en algún aspecto. En mi caso, por ahora con AdLemons, bien sea un blogger, o una empresa que quiera mejorar sus resultados, por eso cuando oigo un agradecimiento o un logro conseguido gracias a nosotros, me llena mucho, porque considero que voy por el camino adecuado.

Y tras compartir con vosotros mi personal Leitmotiv para emprender, como es algo tan sencillo como querer dejar huella, espero que os haya gustado, y os animéis tanto si sois emprendedores, como sino a compartir en los comentarios vuestras motivaciones personales a la hora de embarcaros en un u otro proyecto.

Anuncios

2 comentarios en “Querer dejar huella

  1. Gracias por compartir esta reflexión. Siempre me han llamado la atención las biografías, por las que siento verdadera fascinación. Tener en mente esa reflexión sobre el paso del tiempo y de la vida es natural y denota madurez, reflexión sobre la muerte y búsqueda del sentido de la vida. Te eleva. Un saludo cordial.

Coméntame..

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s